Menu

Funcionarios (con perdón)

febrero 12, 2014 - Opiniones

Hoy he tenido una mañana burocrática agotadora. He empezado a las 8 de la mañana. Nevaba. Llovía… Manos heladas… burocraciaLos funcionarios, regular tirando a mal. Parece que uno va a fastidiarles la mañana. No te miran a la cara, no les interesa tu problema. Llevan chaquetillas de lana, están encorvados hacia su ordenador, dirías que llevan alpargatas y que ocultan un brasero bajo el escritorio. La gente esperando y ellos (había un mercado cerca) entraban con la bolsa de la compra. Hacen sus gestiones en horas de trabajo cuando son ellos los que no trabajan por la tarde y mientras los ciudadanos que les pagamos el sueldo estamos nerviosos porque perdemos nuestro tiempo de trabajo. Garabateados a bolígrafo y pegados con cello, por todas las paredes se descolgaban advertencias en folios que estaban de color gris oscuro, tan oscuro como los muros de un túnel. ¿Cuántos años tarda un papel en ponerse así de guarro? Seguro que tus apuntes del colegio todavía no tienen ese color. ¿Cuándo pasó algún jefe por allí con ganas de hacer notar su buena labor y mandó retirar toda esa suciedad? Seguramente nunca. Ahora llega la reforma de la administración y estos trabajadores del Estado serán incapaces de advertir que mientras sus papeles pegados en la pared iban adquiriendo mugre, el resto de España cambiaba continuamente y que además tenía y sigue teniendo el deseo y el derecho a seguir evolucionando, aunque eso incordie el letargo de algunos y altere su beatífico ritmo.  No, no, la culpa no la tiene el funcionario, sino su jefe. Y la enorme lista piramidal de otros muchos jefes ineptos que hay sobre el primer inepto, desde allí hasta los distintos ministros de todo tipo y color.

Etiquetas: ,

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: