Menu

Dígame cómo se encuentra.

septiembre 12, 2014 - Taller de Relatos

—Tengo algunas molestias bajo el esternón. Noto malestar general. Me escuecen los ojos. No tengo fiebre. Nada muscular. Ando poco animado. No suelo comentar vulgaridades, pero me siento un tanto estreñido, y me ronda una duda siempre, como de no saber qué comer, porque nada me apetece. No llego a tener náuseas, pero casi. ¿Qué puedo hacer, doctor?
—Abra bien la boca y enséñeme la lengua…
—¿Ahfahsa nara?
—Así no se le entiende nada, ¿No ve que no se puede hablar con la lengua fuera? Mire: usted lo que tiene es empacho. Tiene empacho de quintaesencias del feisbuc. Ha estado usted demasiado expuesto a ese tipo de mensajes y consejos de frasco sobre el amor y la vida, y su digestión es muy, muy, muy pesada y estomagante. Le voy a recetar unos días de Taller de Relatos. Apúntese a alguno de sus talleres, o al menos, al próximo Desafío Literario.  De lo contrario es posible que llegue usted a un punto en el que no pueda recuperar cierta normalidad intestinal o incluso podría quedarse idiota, si no lo está ya. Tómelo en serio. Y ponga recibir notificaciones en Taller de Relatos. Verá como irá poco a poco encontrándose mejor y además escribirá cosas de las que no repiten. No repiten lo que otros han dicho ya.
-Es que ayer me tomé dos “pizzas putanesca” yo solo.
-¡Bueno, eso no me lo había dicho usted! ¡Pero bueno… da igual! Asegúrese de recibir las notificaciones de Taller de Relatos. ¡Siguienteeee! 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: