Menu

Director

marzo 24, 2015 - Reflexiones

Victor llevaba ya demasiados porros. María y Pablo estaban deseando que se fuera, pero ahí seguía él, estorbando como siempre. En un momento dado, Victor llegó a pensar que lograría seducir a la chica y se puso a hablar al estilo “no sabes lo cojonudo que soy”, Y además emporrao. De pronto, el ambiente se cortó. Nadie decía nada. Victor miraba la pared como si pudiese leerla. Y de pronto dijo:
-¿Sabéis lo que quiero hacer después de estas Navidades?
-No, Ni idea. ¿Qué quieres hacer, Victor?
-Una película.
-Ah,vale, una película. ¿Y eso?
Victor frunció los ojos, aspiró los últimos milímetros de su porro y tras aguantar el aire en los pulmones cuanto pudo, lo soltó y dijo.
-Sí. Quiero ser director de cine francés.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: