Menu

Liderazgo y amor

febrero 9, 2016 - Reflexiones
Liderazgo y amor

El liderazgo produce siempre una relación parecida a la familiar, en la que el líder es como un padre y los seguidores son como hijos y hermanos. Por mucho que el padre quiera atenderles a todos, siempre sufren episodios de intranquilidad y estrés, porque, no solamente necesitan sentirse queridos, sino que precisan ser más queridos que los otros hijos. El hambre de sentir que el líder les da “cariño” y valoración individual se hace patente siempre en aquellos que se sienten más alejados del líder.

 

La atención del líder es siempre escasa en el sentido económico de la palabra. El líder tiene recursos físicos limitados como su propio tiempo, energía  y capacidad de atención individualizada. Nunca es suficiente su entrega al equipo, porque no todos pueden sentirse más queridos que todos los demás. Es algo imposible.

Donde no llega esta atención siempre limitada físicamente de cualquier líder, y de cualquier ser humano, llegan los “hermanos” favoreciendo esa integración de todos los individuos del grupo.

Que el ambiente sea agradable, no solo depende de la atención del padre o líder, sino del “amor” de los hermanos entre sí. Y el líder que no se siente inseguro, debe promoverla.

Muchas organizaciones favorecen la desunión entre los miembros para que el líder se sienta seguro. Mientras los miembros del equipo se atacan entre sí, el líder no se siente cuestionado. La palabra que sirve de coartada a esta política miserable se llama competitividad. Se dice, el ambiente de esta empresa es muy competitivo y así se presume de algo que es finalmente una guerra de gerrillas continua que se produce en los pasillos y que no favorece a aquel que más talento tiene. Hay una alternativa más beneficiosa para todos, que es promover espíritu de grupo, conciencia de equipo, una verdadera y profunda “hermandad” entre los miembros y una mayor humildad del líder, para que los miembros del grupo se sientan integrados incluso el día en que el padre/líder no les ha podido mirar. Esto es en sí mismo una recompensa para los integrantes del grupo. De este modo, losobjetivos personales y los del colectivo quedan mejor alineados que en la empresa que se pretende autodenominar competitiva. En la empresa competitiva, los objetivos del grupo están continuamente detrás de los intereses personales espúreos de poder.

Otro factor positivo es acabar con la igualdad. La igualdad es aquello que afortunadamente nunca existe ni existirá. La felicidad de los miembros de un equipo está en tener cada uno un papel diferente y ser valorado por él, no por repartos de roles idénticos. Cuando cada uno tiene su propio rol basado en lo que quiere y puede hacer bien, se valora a sí mismo y no depende de la aprobación del líder ni de los demás. Una organización consigue metas extraordinarias cuando cada uno hace aquello para lo que siente que vale, de modo diferente y personal. La igualdad es frustrante entre personas diferentes, solo es un modo de tortura de la identidad personal. Cada individuo debe encontrar su propia diferencia para sentirse querido primero por sí mismo y luego por todos los otros. El padre/líder debe promover esta admiración compartida por la unión de diferentes. La diferencia evita las tensiones por comparaciones estériles.

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: