Menu

¡No pasa nada!

abril 6, 2015 - Reflexiones

La lluvia arreció cuando él ya estaba empapado. En consecuencia, optó por decirse a sí mismo que eso no empeoraría dramáticamente las cosas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: