Menu

“Noviembre no es tan azul” o “Historia de A”. Borrador, fragmento.

febrero 9, 2015 - Relatos

Partí yo, y nada menos que Yo: yo el portento. Yo el prometedor estudiante que se va al extranjero. Yo el llanero solitario. Yo el bueno, yo el vaquero. Yo al que la chica se queda mirando cuando sale del pueblo a caballo. Yo Tarzán, tu Jane. Yo con mi enorme bolsa de cuero a la espalda y el cigarro apagado en la comisura del labio. Yo con las solapas subidas y los ojos viendo más allá del horizonte. Yo con mi mirada profunda tomando el viejo expreso de Irún, después de haber metido un buen achuchón a mi novia junto al reloj del andén. Yo, nada menos que Yo, dejándola triste. Allí se empezó a mover el tren y ella se tapó los ojos contritos, ocultó su trasero con una chaqueta anudada a la cintura, su talle con los brazos cruzados y su chaquetón negro. Ocultó sus labios carnosos que tantas fantasías cochinas generaban, poniendo una sonrisa abierta, unos dientes de anuncio, bajo la lluvia de sus lágrimas. Día histórico, claro, yo me iba: el cielo se puso gris y compungido por mi partida. ¡Ay, la fuga de cerebros! Menos mal que yo retornaré a esta tierra para que salga adelante, no puedo dejarla sola, abandonada a su suerte, como a esta pobre chica que tanto me quiere, y que tan generosamente me obsequia con filigranas.

Adelita me dejaba los sesos bien fritos entre unas cosas y otras. Con sus ojos como perlas negras, y sus labios, ¡Ay sus labios! Se los restregué con mi dedo pulgar, como si fuera la pulpa de otra fruta tan dulce o más, y puso una cara como si las  medias se le aflojasen despacio, piernas abajo. Y ahora vete a estudiar a París y déjate esa joyita por ahí suelta…

pareja-en-abrazo,-beso,-despedida,-ice-3,-la-estacion-de-tren-160765

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: