Menu

PARTICIPIOS Y NACIONALISMO

noviembre 14, 2014 - Reflexiones

Hay una innecesaria controversia respecto al tema de los participios en español. Por ejemplo: imprimido e impreso. A veces se pueden decir los dos, otras no. Otras hay un error al compararlos: resultado o resuelto (no, cuidado hay resolver y resultar). Sobre todo hay adjetivos que vienen del latín pero de la misma raíz. Por ejemplo, confundido y confuso. Corregido y correcto. Teñido y tinto (esto no lo confunde nadie). Contraído y contracto. Está bastante claro que unos son adverbios y otros adjetivos.

Hay otros casos: por ejemplo, pervertido y perverso. El primero es un participio y algunas veces funciona como adjetivo. El segundo es un adjetivo también, pero la maravillosa riqueza de la lengua española le añade un matiz absolutamente sutil. Por ejemplo: quien disfruta humillando a los demás, es sin duda un ser perverso. Y probablemente, si como hemos dicho, goza humillando, será un pervertido. Perverso se suele usar como un calificativo moral. Pervertido parece algo de tipo psicológico.

Si eres un nacionalista que disfrutas coaccionando y haciendo sentir a la gente (que ni conoces) que está fuera de su tierra (aunque haya nacido allí) o avergonzarse de que su abuela sea del Sur, eres claramente un tipo perverso. Moralmente repulsivo. Y muy probablemente, tengas una perversión y seas un pervertido, ya que tanto te gusta humillar. Quizá el pueblo alemán fue tan humillado tras la primera guerra mundial, que se hinchó de soberbia y allí surgió un grupo de gente perversa que obtuvo la complacencia popular para dar rienda suelta a un comportamiento aberrante y pervertido, asesinando masivamente de modo que avergüenza a los seres humanos generaciones después. Arrastraron a muchas buenas personas con las que jugaron como si fueran idiotas, en base a banderitas, saludos nazis, y maquinaria propagandística, además de mucha coacción y violencia.

Todo es cuestión de proporciones y de participios. Ahora no es fácil que se dé una cosa así en España, pero podéis buscar en Google los requisitos para ser nacionales que se impusieron en algunas de las nuevas naciones europeas. Algún perverso puede decidir de pronto que en la nueva nación hace falta llevar viviendo treinta años o haber nacido allí, o tener dos generaciones de historia, y de pronto convierten en esclavos apátridas a cientos de miles de personas. Cuidado con los participios perverso, y pervertido atribuibles a algunos nacionalistas, que decían que les robaba España y eran ellos.Así de perversos son. No te los tomes a broma.

La frase “todo está perdido” acaba en participio. Y quizás acaba también después de unas elecciones. Porque después de las próximas elecciones TODO PODRÍA ESTAR PERDIDO.

Prepárate para defenderte, antes de que sea tarde. ¡Prepárate para votar!

http://libertadunico.blogspot.com.es/2013/06/ciudadanos-no-ciudadanos.html

http://www.voxeurop.eu/es/content/article/3775031-los-apatridas-rusos-buscan-identidad

http://actualidad.rt.com/actualidad/view/12628-El-duro-camino-hacia-ciudadan%C3%ADa-letona

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: