Menu

Única

junio 27, 2014 - Diosas, Fantasías y ensoñaciones

Foto: Era la única mujer que nos acompañaba durante aquel largo y pesado viaje. Por eso admirábamos tanto.... todo lo que en ella se podía admirar: sus bellas manos; sus delicados pies, que se podían suponer delicados, ¿por qué no?, dentro de sus zapatos, quizás lo eran; su delgadez, un poco desgarbada; sus tobillos... Su piel pecotosa... ¡Y poco más!Era la única mujer que nos acompañaba durante aquel largo y pesado viaje. Por eso admirábamos tanto…. todo lo que en ella se podía admirar: sus bellas manos; sus delicados pies, que se podían suponer delicados, ¿por qué no?, dentro de sus zapatos, quizás lo eran; su delgadez, un poco desgarbada; sus tobillos… Su piel pecotosa… ¡Y poco más!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: